Diabetes PDF Imprimir E-mail
Proviene del latín diabētes, y éste del griego διαβήτης, (diabétes, ‘al paso’, 'sifón', 'lugar por donde pasa mucho líquido'), de διαβαίνειν (diabaínein, ‘atravesar’). Como término para referirse a la enfermedad caracterizada por la eliminación de grandes cantidades de orina (poliuria), empieza a usarse en el siglo I en el sentido etimológico de «paso», aludiendo al «paso de orina» de la poliuria.

Dos tipos de diabetes

Actualmente se emplea en dos grupos de enfermedades bastante diferentes, que en el pasado se confundían porque compartían entre sí la poliuria y una intensa sed (polidipsia):

  • Al grupo más común se lo denominó diabetes mellitus o diabetes sacarina, debido a que la orina de las personas afectadas tiene olor dulce —y se conjetura que también sabor dulce— como la miel, de ahí su denominación latina (mellitus). Ésta incluye hoy en día a la diabetes tipo 1 (insulinodependiente o diabetes juvenil), la tipo 2 (no insulinodependiente, generalmente iniciada en la adultez), la diabetes gestacional (un subtipo desarrollado durante el embarazo) y la diabetes de estrés (desarrollada en medio de enfermedades con graves).

La Diabetes tipo 1 se debe a que el páncreas no segrera la cantidad de insulina suficiente, para reducir los niveles de glucosa en sangre. En el caso de la Diabetes tipo 2, el páncreas sí segrega insulina, pero tejidos como el músculo esquelético, el tejido adiposo o el hígado no responden a la acción de la insulina.

  • Al otro grupo —menos común— se le denominó diabetes insípida, ya que la orina de los pacientes no presenta el olor dulce característico. Con los hallazgos posteriores, este tipo de diabetes resultó ser una entidad totalmente distinta en su origen que las otras.
< Anterior